PULSÓMETRO

Henri Bourassa

GABO SAN MARTÍN

Nosotros como latinos sabemos de la importancia de un periodismo independiente, un periodismo contestatario (y en muchos casos clandestino) que tenga el valor de entregar una información fidedigna, objetiva y sobre todo, que tenga el valor de enfrentar al poder establecido que, sin importar su ideología, es el que controla la información y el que condena al silencio a la libertad de prensa. Durante los primeros años del siglo XX, Montreal también fue testigo del nacimiento de una prensa contestataria e independiente.

Henri Bourassa, político, periodista, redactor en jefe, fundador y director del diario Le Devoir, uno de los diarios más antiguos de Montreal, que en sus comienzos tenía como misión dar una opinión que lo liberara de toda obligación para con los partidos políticos y el mundo empresarial. ¡Difícil desafío! Le Devoir ve la luz el 10 de enero de 1910, su slogan era el siguiente: “Despertar en las personas, y especialmente en las clases dominantes, el sentimiento del deber público en todas sus formas: deber religioso, deber nacional, deber cívico”. Ustedes dirán: “¡Deber religioso!”. Recuerden que hablamos de 1910.

Henri Bourassa se opuso enérgicamente a la participación de Canadá en la guerra de los Bóeres y al reclutamiento de canadienses-franceses durante la Primera Guerra Mundial (por algo era nieto de Louis-Joseph Papineau). Bourassa inspira en el Canadá francés el surgimiento de un vigoroso movimiento nacionalista basado en tres temas principales: las relaciones entre Canadá y Gran Bretaña, la situación de la cultura francesa en relación con la cultura inglesa y los valores que deberían guiar la vida económica de la Provincia.

La calle Henri-Bourassa es una de las más largas y más renombradas del norte de nuestra bella ciudad.