PULSÓMETRO

Entre tango y música de cámara

Los músicos Luis Grinhauz (izq.) y Berta Rosenohl.

Extensa trayectoria poseen Berta Rosenohl y Luis Grinhauz, ejecutantes de música de cámara en Canadá, Europa, Estados Unidos, América del sur e Israel.

 

Guillermo Glujovsky

Berta Rosenohl, nacida en la Ciudad de Buenos Aires (Argentina), conoció a Luis Grinhauz a mediados de la década de 1960 y a partir de allí ambos comenzaron a compartir una profesión orientada hacia la música de cámara y el tango.

Gracias a una beca otorgada por el Instituto Mozarteum (República Argentina) Berta perfeccionó sus estudios de piano en la Universidad de Indiana, Estados Unidos. Junto a Luis, funda el “Trío Montreal”, realizando representaciones entre los años 1975 y 1995 a lo largo de Quebec, las ciudades de Ontario, Vancouver y Argentina.  En 1971 ambos comienzan un nuevo proyecto: el conjunto ‘Música Camerata Montreal’, grupo con el que continúan realizando presentaciones hasta el día de hoy.

Luis Grinhauz, nació en la Ciudad de Concordia, Argentina, siguió estudios de violín en la ciudad de Paraná y Buenos Aires, egresando con medalla de oro del Conservatorio Municipal de Música “Manuel de Falla”. Fue violinista en la Orquesta Sinfónica Nacional y en la Orquesta Sinfónica del Teatro Colón. El tango también ocupó un espacio importante en su vida, grabando junto a importantes músicos del género entre los que se destaca Ástor Piazzola. Continuó estudios de post-grado en la Universidad de Indiana como becario de la Fundación Fullbright y de la Unión Panamericana.

La llegada a Montreal

Luego de que ambos finalizaron sus estudios en los Estados Unidos, Luis obtuvo un puesto como miembro de la sección de primeros violines en la Orquesta Sinfónica de Montreal. Ello marca un antes y un después en la trayectoria de Luis Grinhauz ya que le permitió desarrollar varios aspectos de su perfil artístico: la dirección musical del conjunto ‘Música Camerata Montreal’ y la realización de giras por Canadá, Estados Unidos y Centroamérica. Además, con esta agrupación grabó varios discos compactos, entre los que se destacan Música Camerata Montreal –obras de Ernest Chausson, Gabriel Fauré, Quatuors– Salon Viennois y Le Grand Tango.

La docencia también ocupó un espacio importante en el despliegue de su profesión: enseñó en la Interlochen Arts Academy, la École Normale de Musique de Montréal y en las universidades de McGill, Ottawa, Sherbrooke y Québec. En la actualidad es jurado y está a cargo de la sección de violines de la Orquesta Juvenil de Montreal.

¿Recuerda cómo fueron sus primeros tiempos en Montreal?

(Responde Luis). Penurias económicas no pasamos; el hecho de obtener un puesto estable significó para mí uno de los pasos más importantes en mi carrera…

¿Puede realizar algún tipo de comparación entre aquellos tiempos, los de su arribo como inmigrante y lo que ocurre actualmente con aquellos músicos, que viniendo del exterior, quieren desarrollar una carrera profesional aquí?

La situación ha cambiado bastante: en los años setenta, un tercio de los músicos de la Orquesta Sinfónica de Montreal provenía del exterior, repartidos entre europeos, estadounidenses y latinoamericanos. El resto estaba integrado por músicos canadienses. Actualmente solo un diez por ciento corresponde a músicos extranjeros, principalmente estadounidenses. Encuentro que hoy es mucho más difícil para un músico nacido fuera de Canadá ganar un puesto estable. No solo los músicos canadienses son muy buenos, sino que además existe un hecho evidente: ante la existencia de una vacante, las oportunidades laborales se otorgan, en primer lugar, a músicos locales; si no se logra cubrir el puesto, recién se abren posibilidades a músicos de origen extranjero.

¿Qué lugar ocupa, para un músico con una extensa trayectoria en la música de cámara, el tango, generalmente relacionado con los géneros más populares?

Pese a los años que ya no vivo en Argentina, el tango siempre está presente en mi vida. Toco tango desde mi tierna edad y aún sigo identificado con él… Pienso que no se puede tocar tango si no se es argentino.