PULSÓMETRO

“La única forma de mejorar el francés es practicarlo”

Maira Prado, Embajadora del Francés en Quebec, conversó con Pulso sobre la importancia del aprendizaje de la lengua francesa. FOTO: RODRIGO ORTEGA
Rodrigo Ortega

Maira Prado ganó el premio Mérito al francés que entrega la Office québécoise de la langue française. Con posterioridad, el Ministerio quebequense de Inmigración la nombró Embajadora del francés ante la comunidad latinoamericana.

¿Qué significa ser Embajadora del Francés en Quebec?

En palabras sencillas, un embajador es un representante de un grupo de personas y de los intereses de estas. Ahora, la palabra embajador cobra otro sentido para mí, porque me permitirá conocer más profundamente las necesidades de mi comunidad latina en materia de francización en Quebec, las barreras que ha experimentado para aprender el idioma y sus sugerencias para mejorar en esta materia. Gracias a la confianza del Ministerio de Inmigración, Diversidad e Inclusión de Quebec, tengo el honor de ser la Embajadora de la francización para  la comunidad latinoamericana.

¿Qué la motivó a aceptar el cargo de Embajadora?

Por un lado, la creencia que existe en nuestra comunidad la idea de que aprender el francés es difícil, lo que nos predispone a ocupar trabajos donde la necesidad de comunicación sea mínima, situación que incide de manera negativa en nuestro desarrollo en la provincia de Quebec. Por otro lado, el desconocimiento que existe con respecto a las oportunidades de aprender francés para personas con un estatus diferente al de residente permanente.

¿Por qué es importante el aprendizaje del francés?

Más allá de que en la ley 101 se declara que el francés es el idioma oficial de Quebec y que toda persona o empresa que hace vida en la provincia debe manejar dicha lengua, me gustaría dejar una reflexión desde el desarrollo del lenguaje en el ser humano y el beneficio que implicaría hablar francés en Quebec, esto se resume en una frase sencilla: la lengua materna es la lengua de los sentimientos. Nuestra mejor forma de expresarnos se hace en el idioma que escuchamos desde que estábamos en el vientre de nuestra madre, en este sentido, si asumimos que el 80% de las personas que actualmente viven en Quebec no son de origen inmigrante, tenemos grandes oportunidades de comunicarnos de manera más directa y sincera hablándoles en francés.

¿Encuentra óptimos los planes que ofrece el gobierno para el aprendizaje del francés?

Pienso que la oferta de cursos del Ministerio de Inmigración, Diversidad e Inclusión (MIDI) es amplia por lo que muchas personas de diferentes condiciones se podrían beneficiar, sin embargo, como todas las ofertas de servicio, es perfectible. El MIDI lo sabe, y por ello le ha pedido a los embajadores todas las sugerencias posibles para mejorarlos. En este sentido, con respecto a nuestra comunidad, la sugerencia más escuchada por mí es el aumento de los centros de bienvenida a los inmigrantes que ofrezcan el servicio de guardería para los padres que tienen hijos menores de 18 meses.

De manera personal, pienso que no existe curso perfecto. La única forma de mejorar el francés de acuerdo a las necesidades de cada persona es practicándolo, sin miedo, en  todas las situaciones que podamos. Llegúe a esta provincia con el francés en cero (cosa que no recomiendo a nadie) y luego de sentirme analfabeta en una reunión de la escuela de mis hijos me di seis meses para tener la capacidad de expresar aunque sea el 50% de las ideas que quería comunicar y el 50% de las frases que me decían. Y así fué. ¿Cómo lo hice? Sin temor a equivocarme.

Para preguntas sobre cursos de francés del Ministerio, comunicar con Maira Prado por Facebook: Temps de Bouger.