PULSÓMETRO

François Legault debe mostrar interés y apertura

El presidente de la CSN, Jacques Létourneau, dijo que François Legault “debe gobernar para todos los quebequenses”. FOTO: LOUISE LEBLANC

Si bien la campaña electoral se desarrolló con propuestas muy específicas dirigidas a segmentos del electorado muy particulares, es momento que el próximo Primer Ministro muestre su interés en la totalidad de la población, dijo el presidente de la CSN, Jacques Létourneau. “Durante la campaña electoral constatamos que ciertas propuestas presentadas por la CAQ no son de interés general. Ahora que la campaña ya concluyó, François Legault deberá gobernar para todos los quebequenses”.

El presidente de la CSN le recuerda a François Legault, quien fue elegido a la cabeza de un gobierno de mayoría que cuenta con solo el 37% de los votos, su compromiso de revisar el sistema electoral. “En este aspecto queremos asegurarle que contará con el respaldo de la CSN. Por otro lado, le garantizamos nuestra presencia en cada rincón de la provincia para recordarle el compromiso sagrado que asumió en mayo con el Parti Québécois y Québec solidaire”.

Oposición a un “Plan Barrette” de educación

Jacques Létourneau comenta que el sistema de educación deberá recibir particular atención. “François Legault dice, desde hace mucho tiempo, que la educación va a ser su principal prioridad y aplaudimos su compromiso: Quebec necesita, en gran medida, más personal que ayude a formar a nuestros alumnos y estudiantes universitarios. Sin embargo, queremos que este compromiso esté libre de algunos caprichos: No se trata de un ‘Plan Barrette’ de educación que elimine los consejos escolares o desarticule el sistema con la implementación de guarderías infantiles a partir de los cuatro años de edad, que emplearíamos en función de las necesidades de nuestros hijos”. Hay que recordar que la introducción de estas guarderías, con el mencionado límite de edad, fue aplaudida por muchos en algunas zonas desfavorecidas. Sin embargo, la mayoría de actores claves en el sector de la primera infancia criticó la universalización de esta medida a escala provincial.

Los cégeps y las universidades, que en los últimos años han sufrido importantes recortes presupuestarios, necesitarán un mayor financiamiento, recalca el presidente de la CSN.

Resolver la sobrecarga
de trabajo

Durante la campaña, François Legault también ofreció grandes inversiones en el sistema de salud y servicios sociales, más allá del incremento de los costos del sistema. “Estas inversiones deberán utilizarse para contratar personal adicional, insiste Jacques Létourneau. Los trabajadores del sistema están agotados debido a la sobrecarga de trabajo causada por la falta de mano de obra. Los retos de la contratación de personal son enormes: decenas de miles de enfermeras y enfermeros, auxiliares de enfermería y otros profesionales durante los próximos cinco años. Estas contrataciones serían únicamente para mantener a flote los servicios actuales”.

De igual manera el presidente de la CSN pide al futuro primer ministro reexaminar su visión simplista en el tema de la inmigración. “Hay que evitar usar este asunto de forma utilitarista: La inmigración es un aporte fundamental para Quebec, tanto en lo cultural como lo social. También existen desafíos importantes para el desarrollo económico: Muchas empresas, actualmente, no funcionan a plena capacidad por falta de mano de obra. La inmigración es una parte de la solución. En lugar de obsesionarse con el número “perfecto” de  inmigrantes, François Legault debería dedicar los próximos meses a implementar medidas concretas con respecto a la enseñanza del francés y la integración de los inmigrantes en el mercado de trabajo”.

Protección del trabajo local

La CSN reclama una verdadera política de apoyo al sector industrial y manufacturero por parte del próximo gobierno. “François Legault habló durante todo la campaña de la atracción de empleos que paguen $25 o $30 la hora. Antes que nada, él deberá asegurarse de que los empleos bien pagados, ya existentes en Quebec, se mantengan. Es desconcertante presenciar la deslocalización de varias empresas u observar como contratos del gobierno, que debieron haberse otorgado al astillero Davie o a la fábrica de Bombardier en La Pocatière − en el marco del proyecto REM−, fueron enviados al extranjero. Adicionalmente, aunque estamos contentos con sus intenciones de atraer empleos bien remunerados, queremos recordarle nuestra prioridad: un salario mínimo de $15 la hora para ayudar a superar la pobreza a cientos de miles de hombres y, sobre todo, mujeres quebequenses”.

Finalmente, la CSN insta a François Legault a presentar un plan sólido y razonable en lo relativo al medio ambiente y la lucha contra el calentamiento global, con objeto de permitir una transición energética justa para los trabajadores y las comunidades.