PULSÓMETRO

“La inmigración contribuye al desarrollo económico”

FOTO: ANOUK DESAUTELS
El periodista de economía de Radio-Canada, Gérald Fillion, es claro al señalar que el problema de puestos vacantes en Quebec no podrá ser resuelto solo a través de la inmigración, pero que este es un factor importante que contribuye al desarrollo económico. Fillion, especialista en economía y un referente en Quebec cuando se habla de finanzas y asuntos públicos, señala que Estadísticas Canadá evalúa a 103 mil los puestos laborales vacantes en Quebec. La presencia de inmigrantes puede contribuir a paliar esta situación, dijo a Pulso.

RODRIGO ORTEGA

En el debate electoral actual que ya ha empezado a tomar vuelo, el tema de la inmigración ha surgido con fuerza y en ciertos casos con virulencia. Algunos candidatos proponen reducir la cantidad de personas que deben ingresar a Quebec. De acuerdo con cifras oficiales, la Belle province recibió el año 2017 unos 50 mil inmigrantes. La Coalition avenir Québec (CAQ), uno de los partidos en pugna, propone abrir la puerta solo a 40 mil inmigrantes.

Consultado respecto a la lógica que tendría reducir el número de inmigrantes, el periodista Gérald Fillion afirma: “Desde un punto de vista económico no tiene lógica alguna reducir la inmigración. Actualmente constatamos un problema de penuria de mano de obra en Quebec. Una mejor integración de los inmigrantes que se encuentran desempleados podría contribuir a solucionar en parte esta situación. En el caso de las mujeres de reciente inmigración, por ejemplo, estas alcanzan una cifra cercana al 22 por ciento de desempleo. En el plano estrictamente económico, se necesitan soluciones y no regresiones, entonces, reducir el número de inmigrantes carece de lógica”.

Pese a este tipo de advertencias basadas en cifras y no en discursos electoralistas, partidos políticos como la Coalition Avenir Québec navegan en sentido contrario. Fillion señala al respecto: “La CAQ llega a la conclusión de que hay que reducir de 20 a 25 por ciento el número de inmigrantes que se reciben cada año debido a la alta tasa de cesantía existente. Lo que no dice la CAQ es que esa misma tasa de desempleo viene bajando. Tienen razón cuando sugieren que es conveniente enviar a inmigrantes a regiones para suplir las necesidades de mano de obra. Pero, por otra parte, proponen reducir el número de inmigrantes. Hay entonces una incoherencia en el discurso”.

No es la única solución

El periodista de Radio-Canada es muy preciso al señalar que la solución a la penuria de mano de obra en Quebec no puede venir solo del sector de la inmigración, pero que este es muy importante. Además, argumenta, instaurar una política de inmigración no puede basarse solo en consideraciones económicas. Se debe, según él, mirar la sociedad en su conjunto y crear políticas socioeconómicas que consideren no solo a los inmigrantes, sino también a los autóctonos, a los discapacitados y a las personas que se encuentran en la ayuda social y que están aptas para el trabajo.

Escasez de mano de obra Gérald Fillion conoce de cifras, por eso afirma con certitud que la tasa de desempleo es baja en algunas regiones de Quebec: “Hay pleno empleo en varios lugares,y se habla de escasez de mano de obra en ciertas regiones y en muchas pequeñas y medianas empresas. De enero a abril de 2018, la tasa de desempleo promedio fue del 3% en Chaudière-Appalaches, del 3,9% en la región Capitale-Nationale, del 4% en Abitibi-Témiscamingue y del 4,2% en Montérégie. Estadísticas Canadá afirma que la falta de mano de obra es generalizada en todos los sectores”.

Envejecimiento de la población

Los factores demográficos también juegan un rol determinante en el empleo. Y los inmigrantes pueden desempeñar un papel relevante en ese sentido, estima Fillion.

“Las regiones están siendo golpeadas duramente por el envejecimiento de la población. Recientemente, la Federación de Municipios de Quebec publicó una nota económica que nos informó que la población con más de 65 años había aumentado en un 31% de 2011 a 2016 en los centros pequeños y las zonas rurales de Quebec. Al mismo tiempo, ha disminuido el número de personas jóvenes de 15 a 24 años”, señala Gérald Fillion.