PULSÓMETRO

Escultura de Dalí en Montreal: Un Elefante Espacial entre nosotros

Guillermo Glujovsky

primera vista, usted pareciera dudar al leer el título de esta nota: se trata de un “Elefante Especial” o de un “Elefante Espacial”? La respuesta encierra ambas preguntas, ya que el título de la escultura es precisamente un Elefante Espacial, que como veremos es bastante “especial”.

La obra fue realizada por el multifacético artista y uno de los principales íconos del movimiento surrealista, el español Salvador Dalí (1904-1989) y llegó a la ciudad de Montreal el pasado mes de noviembre. Existe un total de ocho réplicas realizadas por el escultor español repartidas por todo el planeta, seis de ellas en manos de colecciones privadas, una adquirida por la ciudad de Hamburgo (Alemania), siendo la última de ellas la que podemos contemplar en Montreal.

Pese a que la escultura fue terminada en el año 1980, Dalí representó, a lo largo del siglo veinte, en varias de sus pinturas, la figura del Elefante Espacial, apareciendo por vez primera en la obra que lleva por título La tentación de San Antonio (1946).

“Orejas de murciélago, cola de cerdo y barba de cabra, el elefante se lanza al espacio con sus delgadas piernas que se estiran hacia el infinito, desafiando las leyes de la gravedad”. Tal es la descripción e interpretación de la obra que nos brinda Marina Polak, directora adjunta de la Galería Griffitown, institución responsable de haber traído la escultura a Montreal.

Para aquellos que quieran apreciar esta surrealista escultura de ocho metros de altura y cuatro toneladas de peso, pueden acercarse al Parc des Meubliers (Rue Chatham, Griffitown, Montreal, H3J 2P3).