PULSÓMETRO

Montreal y Pascuales, un abrazo a distancia

Para recaudar fondos, el equido de Fundación para los Niños de Ecuador escaló la montaña más alta de Ecuador, el Chimborazo.

Fundación para los Niños de Ecuador:
“La oportunidad de abrirse a otro mundo, a otra cultura”


Miguel Esquirol

El año pasado, la ganadora de la beca Jeannine Vallières se despedía con lágrimas en los ojos de las mujeres que habían participado de su taller durante todo el mes. No se trataba de un viaje de placer, aunque la alegría del trabajo y del encuentro humano superó con creces las expectativas, sino fue una oportunidad para trabajar y compartir con las mujeres de Pascuales, urbanización de Guayaquil, muchas de ellas jóvenes madres solteras.

La promotora de esta beca (ver recaudro derecha) es la asociación “Fundación para los Niños de Ecuador”, que además de hacer funcionar una guardería, un centro para mujeres y sistemas de padrinazgo, llevan desde el año pasado a una mujer para que desarrolle un proyecto en esta región necesitada de Ecuador. Parece en principio un viaje en contrasentido dando dinero y pasaje de avión a alguien de aquí, pero los proyectos presentados para la beca conllevan transmisión de conocimiento y enriquecimiento humano. Como dice el director de la asociación, la experiencia da “la oportunidad de abrirse a otro mundo, a otra cultura”, acercar estas dos ciudades y finalmente concluir como un resultado positivo para las mujeres y niños de Pascuales.

Origen

André, de origen francés y portorriqueño es hoy el rostro de esta organización en Montreal.  Él nos cuenta cómo después de trabajar en diferentes asociaciones, y en diferentes realidades, finalmente encontró este espacio en el “que podía verdaderamente ayudar”.

La fundación comenzó hace más de 15 años cuando cuatro hermanas de Misericordia de Montreal, llegaron a Ecuador y decidieron ayudar a las madres solteras de Pascuales y a sus hijos, ofreciendo servicios adaptados a sus necesidades. Después del regreso de las hermanas la institución continuó de forma laica con su sede en Montreal, proveyendo servicios a estas mujeres, creando padrinazgos para los niños más necesitados, becas de estudios y desde hace un par de años llevando a mujeres de Quebec a realizar sus proyectos.

La Beca Jeannine Vallières

Con el nombre de una de las hermanas fundadoras de la asociación, esta beca busca llevar a una o dos personas a presentar un proyecto que enriquecerá de alguna forma la vida de la mujeres de Pascuales, y como dice André, “para ayudar a las mujeres de Pascuales, y cuando se vayan el proyecto continúe”. Después del éxito del año pasado, ahora la beca será ofrecida a una o dos personas, en un proyecto común o complementario de mínimo un mes. Las ganadoras recibirán un pasaje de ida y vuelta a Ecuador, el alojamiento durante la estadía y una beca de $500.

La beca está dirigida a mujeres con un buen nivel de español y que quieran compartir una experiencia única, al mismo tiempo que ayudar a un grupo de mujeres. Toda propuesta será bien recibida. Para mayor información, así como para ver otras formas de colaborar, pueden visitar: www.fee.ong