PULSÓMETRO

La prensa escrita en crisis: Llamada de emergencia al gobierno de Trudeau

En Quebec, 43% de los empleos en medios escritos se perdieron entre 2009 y 2015, A nivel nacional, 16 500 empleos en el sector de los medios se esfumaron entre 2008 y 2016. FOTO: FOTOLIA

La CSN, junto con varios sindicatos del sector de las comunicaciones, al igual que personajes públicos de diversa índole pidieron al primer ministro Trudeau que tome medidas urgentes para paliar la crisis que afecta fuertemente a los medios escritos nacionales, especialmente los de publicación diaria y semanal, sean impresos o digitales.

La Fédération nationale des communications (FNC–CSN), invita a la ciudadanía a firmar una carta dirigida al gobierno de Trudeau, y lanza hoy una amplia campaña pancanadiense de sensibilización que busca garantizar la supervivencia de la prensa escrita. Varios personajes influyentes del medio artístico, periodístico y universitario, así como del ámbito político y económico ya han firmado el documento. Esta carta será presentada, en las próximas semanas, al ministro de Finanzas, Bill Morneau; a la ministra de Patrimonio, Mélanie Joly; al ministro de Innovación, Ciencia y Desarrollo Económico, Navdeep Bains; y al primer ministro, Justin Trudeau.

Ventas de publicidad caen en picada

Desde hace diez años, la prensa escrita en su conjunto ha experimentado dificultades financieras; situación que sigue empeorando vertiginosa e irreversiblemente debido a la aparatosa caída de las ventas de publicidad. A pesar de varias llamadas de emergencia y pedidos de intervención a la ministra de Patrimonio, Mélanie Joly (al momento de las consultas para la reforma de la política cultural canadiense) nada se ha realizado para evitar posibles quiebras y desempleo.

Esta inercia nos empuja a advertir al gobierno sobre la potencial amenaza que existe sobre la sostenibilidad de nuestras grandes salas de redacción en Canadá.

Para Pascale St-Onge, presidente de la Fédération nationale des communications (FNC–CSN), “el meteórico ascenso de los gigantes de la web ha sido tal que ninguna nueva propuesta ha podido surgir como una solución real a la crisis que vive la industria. Nuestras publicaciones diarias y semanales, en todas sus formas, tienen una participación importante en la web y son más leídas y compartidas que nunca. A pesar de esto, las ventas de publicidad siguen orientándose, en gran medida, a prácticamente monopolios como Google y Facebook. Estos monopolios acaparan actualmente cerca del 80% de la publicidad digital. En caso de no tomarse medidas en las próximas semanas o meses, podemos esperar lo peor para nuestros diarios impresos y digitales en el país”.

Medidas inevitables

A diferencia de otras compañías del entorno cultural, los periódicos apenas reciben subsidios del gobierno, hecho que les hacen aún más vulnerables a la sacudida que la hegemonía de los gigantes de la web ha creado.

En Quebec, 43% de los empleos en medios escritos se perdieron entre 2009 y 2015, mientras que a nivel nacional 16 500 empleos en el sector de los medios se esfumaron entre 2008 y 2016.

 El gobierno de Trudeau está muy al tanto de estos hechos, ya que fue el mismo gobierno quien encargó un informe sobre esta situación al Forum des politiques publiques.

A su vez, el Comité permanent du patrimoine canadien estudió por más de 18 meses las perspectivas del sector de la información. Ambos reportes arrojan los mismos resultados y afirman que se avizoran riesgos sin precedentes.

El reporte del Comité permanent concluye que los ni ingresos por las ediciones en línea o la introducción de ediciones con acceso pagado permitieron compensar la caída de las ventas de publicidad.

Según el presidente de la CSN, Jacques Létourneau, estos reportes confirman el impacto que una falta de regulación puede tener sobre la capacidad de la prensa escrita de generar contenidos periodísticos pluralistas, diversificados y fiables; contrapoder fundamental en una sociedad democrática.

El presidente además comenta: “Hay recomendaciones que hemos defendido arduamente por casi dos años. Las soluciones están a la vista y no entendemos la actitud del gobierno federal, el mismo que se dice interesado en el futuro de la información, que deja la prensa escrita a su suerte, como si no tuviera perspectivas. Nos preocupa sobremanera la falta de acciones concretas, para nuestras publicaciones diarias y semanales, por parte de la política cultural canadiense que parece favorecer a los gigantes de la web. Habrá que cambiar de trayectoria en muy corto plazo”.

Es imprescindible introducir formas de financiamiento durables y dejar de lado medidas económicas temporales. La FNC–CSN y sus cosignatarios apoyan la pertinente recomendación hecha al gobierno sobre la asignación de un crédito tributario que reembolse parte de las inversiones de la prensa escrita en capital y mano de obra. De igual manera, la FNC hace suya la recomendación de lograr que los operadores extranjeros de contenidos como Facebook y Google estén sujetos a las mismas obligaciones tributarias que sus contrapartes canadienses. La inequidad fiscal, a expensas de las empresas canadienses, ha durado demasiado. Los interesados pueden firmar la carta al gobierno en:

www.fncom.org/presse-ecrite-peril