PULSÓMETRO

Destinos en América Latina: República Dominicana

Los caudales de aguas dulces de Jarabacoa

KATY TORRES

República Dominicana es mucho más que playa, sol y mar. La región central de esta media isla está enriquecida por montañas tropicales, numerosos ríos y un clima primaveral.

Jarabacoa, llamada a veces la capital ecológica del país, se encuentra al noreste de la cordillera central, a unos 530 metros sobre el nivel del mar.

Esta pequeña población cuenta con aproximadamente 100.000 habitantes. Los dominicanos la visitan a menudo, e incluso la adoptan como residencia secundaria. Ellos saben apreciar el frescor y el verdor de sus tierras fértiles, para ellos es una puerta de escape del calor tropical.

Ríos y más ríos

Jarabacoa toma su nombre del idioma taíno y significa “lugar donde fluye el agua”. Lo que la representa realmente, pues en sus tierras abundan los ríos. Tres son los principales: El Yaque del Norte, El Jimenoa y El Baiguate. También son muy conocidos sus saltos de agua en el Jimenoa y en El Baiguate.

En sus acaudaladas aguas locales los visitantes aprovechan para practicar deportes extremos como elrafting, canyoning, rapelling y tubing.

Aventuras en la naturaleza

Subir los 3 087 metros del pico Duarte (el más grande de las Antillas), al cual se accede desde Jarabacoa, o explorar los senderos de los parques nacionales Armando Bermúdez y José del Carmen Ramírez, hacen del montañismo y del senderismo experiencias únicas en estas tierras caribeñas.

Para quienes aman la aventura, los deportes extremos en montañas o en caudales de aguas dulces, u otras actividades al aire libre pero menos extremas, Jarabacoa les ofrece los mejores escenarios. Su riqueza y belleza natural, verde y fresca, es su particularidad.