PULSÓMETRO

El amor por el balón

A fondo, con Eduardo “Sebrangol” Sebrango

El año 2012, el primero que el Impact jugaba en la MLS, fue también el año que marcaría el retiro del jugador cubano Eduardo Sebrango. El espigado delantero era ya para entonces uno de los más grandes ídolos de la afición montrealense. Su capacidad goleadora sumada a su entrañable personalidad le valen aún hoy el reconocimiento y el cariño de los hinchas.

Instalado en Repentigny, y pese a las dificultades para encontrar trabajo como entrenador a tiempo completo, “Eddie” se las arregla para seguir viviendo del fútbol y para el fútbol. A su puesto de entrenador del equipo semiprofesional FC LAssomption de la Primera Liga de Fútbol de Quebec, Sebrango suma su labor en el Centro Nacional de Alto Rendimiento de la Federación de Fútbol de Quebec, además de su trabajo con los equipos AAA del Club Fabrose de Laval.

NOTAS DE FERNANDO GARABITO

¿Cómo viviste la gran temporada del Impact en Copa de Campeones?

Como un fanático del fútbol, muy contento por lo que hicieron. Nadie se esperaba que llegaran donde llegaron. Pienso que para el club fue una gran oportunidad para promover la actividad acá en Montreal y hacer más conocido al club. Desgraciadamente no se pudo obtener la Copa, pero fue sin duda una gran experiencia para todo el plantel.

Tú también viviste jornadas memorables en ese campeonato, un doblete ante Santos Laguna de México en 2009 entre otros. ¿Sentiste ganas de estar ahí? 

Fui a ver el partido cuando ganaron contra el Pachuca y me emocioné cuando anotaron y ganaron en tiempo agregado. Pero yo por mi lado ya estoy en otra etapa de mi vida.

¿Cómo ves a este Impact 2015? Resulta obvio que se privilegió la Copa de Campeones por sobre el campeonato de la MLS, ¿podrán ahora recuperar el tiempo perdido? 

Son competiciones diferentes. La Copa de Campeones son dos partidos por eliminatoria versus la MLS que son partidos todas las semanas y es una temporada completa. El Impact tiene ahora mucha rapidez de contraataque y fuerza, mientras que los equipos que enfrentaron en la CONCACAF, los equipos mexicanos y el costarricense eran, aunque técnicamente muy fuertes, más lentos y quizás de más fuerza física. Por seguro, jugar este campeonato le ha dado a este buen equipo del Impact una experiencia importante. Es un equipo que cambió muchísimo con respecto al año pasado y el mérito fue que cuando jugaban parecía que se conocían hace tiempo. Pero es claro que son dos competencias diferentes.

¿Te sorprendió la asistencia masiva de hinchas a los partidos de Copa de Campeones?

Yo siempre he dicho que Montreal es una ciudad que ama el fútbol. Obviamente está el hockey, pero hay también muchas comunidades étnicas, muchas de las cuales vibran con este deporte y son fanáticos que conocen bien el fútbol. La campaña del Impact en Copa de Campeones de la CONCACAF lo demostró. Es un campeonato que hace más fácil para los aficionados seguir los partidos porque todo se define en uno o dos juegos y está la posibilidad de ver a jugadores interesantes. Por otro lado, en estos dos últimos años en la MLS el Impact no ha andado bien y si el equipo no va bien, los fanáticos van menos al estadio. Pero siempre he creído que Montreal es una ciudad que ama el fútbol.


COPA AMÉRICA CHILE 2015

“Sebrangol” confiesa que cuenta los días para que empiece la Copa América, una competición que siempre le ha fascinado. Cuenta que el sentimiento latinoamericano lo hace más interesante para él y ya se está organizando para ver la mayor cantidad de partidos posible.

“Mi equipo es y siempre ha sido Argentina, ¡a muerte! Desde chiquito siempre he seguido a Argentina, Maradona y todo eso. Quiero que gane Argentina, pero Sudamérica en general después del último mundial está en muy buena forma. Tiene equipos como Chile y Colombia que tienen buenos jugadores. También Brasil, Uruguay… Sin dudas va a ser un torneo muy interesante.”


LA FIFA Y LOS ESCÁNDALOS: NADA NUEVO BAJO EL SOL

Eduardo Sebrango conoce la CONCACAF. Tuvo que lidiar con la Confederación de Fútbol de América del Norte, Central y el Caribe en sus tiempos de seleccionado cubano y conoció además a quien fue presidente de la entidad por 21 años, el trinitario Jack Warner. El mismo que es hoy acusado por la justicia estadounidense de fraude, crimen organizado y blanqueo de dinero.

“Yo te aseguro que no vi nada, pero es algo que se siente, un secreto a voces”, cuenta Sebrango. “Hasta cierto punto es normal, cuando hay una organización que maneja tanto dinero, este último desgraciadamente termina corrompiendo a la mayoría de las personas. Yo lo viví porque, por ejemplo, para las clasificatorias para el mundial de Francia 1998, la selección cubana tuvo que jugar todos sus partidos en el extranjero porque en Cuba no se paga por ingresar al estadio… Yo conocí gente que trabajaba para CONCACAF y aunque te repito que no vi nada, tampoco te asombra enterarte de estos escándalos, no es una noticia. Pero es triste, porque como te explicaba, cuando ves la necesidad de recursos que tiene por ejemplo el fútbol cubano, pensar que ese dinero malversado podría haber hecho una enorme diferencia allá”.


EL FÚTBOL SEDUCE EN CUBA 

Cuba nunca ha sido invitado a la Copa América y aparte de una participación mundialista en Francia 1938, los cubanos lamentablemente se han mantenido al margen del planeta fútbol por diversos motivos. Por ello es que la visita del New York Cosmos de la North American Soccer League para enfrentar a la selección cubana en La Habana el pasado 2 de junio fue todo un acontecimiento. El encuentro contó con un inmejorable padrino: nada menos que “o rei” Pelé en su calidad de presidente de honor del Cosmos y quien visitaba por primera vez la isla.

Pese a la contundente derrota del equipo nacional (1-4), muchos cubanos, incluido Sebrango, ven en ese partido simbólico signos de un porvenir más promisorio para el balompié cubano. Eduardo Sebrango fue seleccionado cubano de 1995 a 1998 e incluso llevó la jineta de capitán.

“El fútbol en Cuba está creciendo, pero la infraestructura y el campeonato son aún deficientes y todavía se nos hace difícil competir hasta el nivel de CONCACAF. Pese a ello, el fútbol es el deporte que en estos momentos más se juega en Cuba. Cuando yo crecí era una cosa rara, pero ahora se transmiten todos los partidos. Antes no se podía ver fútbol, mientras que ahora lo transmiten todo, ¡en vivo! Si vas a La Habana, vas a ver que lo que más juegan los cubanos es fútbol”.