PULSÓMETRO

Sigo siendo un fan de Canadien de Montreal

mike_mcphee copyMANUEL JARAMILLO

Tuvimos el placer de hablar con Mike McPhee, ala izquierda, ex-jugador de los Canadiens de Montréal, quien en 1986 lograra ganar la Copa Stanley al lado de otras grandes estrellas como Patrick Roy y Guy Carbonneau, entre otros.

 

Su bigote era inconfundible y bien temido dentro de la NHL. Un jugador bastante fuerte pero con una gran ética de juego. Para Mike McPhee “hay que tener pasión y amor por lo que uno hace”, nos dice desde su oficina en Halifax, Nueva Escocia, donde trabaja actualmente como consejero en finanzas e inversiones.

¿Cómo fue la vida después de haber sido una estrella del deporte más popular en Canadá?

La vida, bastante bien. Cuando tuve que retirarme a causa de mis lesiones en la rodilla regresé a los estudios. Hace mucho tiempo que trabajo para la Banque Nationale y lo disfruto mucho.

De tu carrera en la NHL, ¿Cuál es el momento que más recuerdas?

Definitivamente haber ganado la Copa Stanley, pero muy particularmente en esa serie, el segundo juego en Calgary donde 9 segundos dentro del tiempo extra y con un marcador de 2-2 logré dar un pase a Skrudland quien anotó para otorgarnos la victoria y emparejar la serie 1-1.

¿Qué es lo que en algún momento puedes extrañar más de tu experiencia como jugador profesional?

La camaradería, ese sentimiento de equipo, de unión entre jugadores, eso y el ambiente de las series.

Y, de todos los jugadores que hay en la liga actualmente. ¿En contra de quién o al lado de quién te gustaría jugar si tuvieras oportunidad?

Yo creo que eligiría a Sydney Crosby en ambas situaciones. Es un jugador muy talentoso.

¿A qué equipo sigues en el hockey profesional? 

Soy un fan de los Canadiens de Montreal, justo ayer estaba siguiendo el juego por televisión en contra de Tampa Bay. Sí, los sigo regularmente.